Al norte de la isla encontramos el municipio de Sant Joan de Labritja con una extensión de 120 Km2 aproximadamente y ecológicamente bastante bien conservado. El municipio se compone de cuatro parroquias que son, la de Sant Joan de Labritja, Sant Miquel de Balanzat, Sant Vicent de Sa Cala y Sant Llorenç de Balàfia. Estos pequeños núcleos urbanos tienen un carácter rural, y aún se vislumbra el carácter diseminado de la población ibicenca en los paisajes del municipio, con abundantes casas blancas esparcidas que salpican los verdes montes de pinos, encontrando también campos muy fértiles de tierra roja, calas recónditas y numerosas playas de agua cristalina. *En todo el municipio se disfruta de la tranquilidad de un ambiente rural y familiar. Hay monumentos y conjuntos histórico-culturales de gran valor. Cabe destacar la tradicional arquitectura ibicenca en muchas de sus casas con muros gruesos y porches sostenidos por arcos y sus patios empedrados. Si puedes descubre algún restaurante con su rica gastronomía típica y prueba algún suculento plato de mar o montaña.

Próximos eventos

X
X
X